Extracto del libro de Julio Decaro “Nuevos líderes para un nuevo mundo”

Liderar para un nuevo mundo significa pensar en sistemas y en redes. La palabra sistema viene del griego y significa “colocar junto”. Aunque el mundo en general parece ignorar el concepto, sobre todo si atendemos a los comportamientos, la idea de sistema hace tiempo ha comenzado a aparecer en los titulares de las diferentes disciplinas tales como terapia familiar sistémica, management sistémico o biología sistémica.

Especialmente los biólogos conocen desde ya hace mucho tiempo los efectos de las decisiones que no contemplan las interconexiones e intercalaciones ocultas.

Saben que hacer desaparecer una especie, aún aquellas de apariencia insignificante, puede tener consecuencias catastróficas en otra u otras a miles de kilómetros de distancia.

Pensar y entender las cosas y los sucesos sistémicamente, significa ponerlas en un contexto y establecer la naturaleza de sus relaciones, porque un sistema es un todo integrado cuyas propiedades surgen de la relación entre las partes.

Este es un patrón general de la vida y todos los sistemas comparten principios básicos de organización, sean estos animales, máquinas u organizaciones sociales.

Si observamos en profundidad la vida, veremos redes, mecanismos de feedback, de auto regulación, de auto organización, en fin, veremos interrelaciones y no patrones lineales.

Por lo tanto, no es concebible un líder que no piense sitémicamente, que no conciba sus planes o encare las soluciones de los problemas a los que se enfrente, de esta manera.

No hay lugar para el pensamiento lineal en la vida real y menos para las soluciones simplistas a los problemas sociales que atribuyen algo tan complejo como por ejemplo, la violencia, a una sola causa.

Muchas veces reflexiono esperanzado que el fluido y hasta abusivo uso de internet y de las redes sociales que hacen los niños y jóvenes de hoy, entre los tantos riesgos y perjuicios que se le señalan, quizás tenga el beneficio de permitirles entender  el funcionamiento de las redes y sistemas, sin necesidad de que nadie se los explique, algo que posiblemente resultaría difícil o imposible para un gran número de los maestros y profesores que los educan.

Las redes y los sistemas tienen reglas y quien los desconozca, es un ciego en este mundo, lidere lo que lidere.